¿Qué comían los vikingos?

Mundo Vikingo » La vida de los vikingos » ¿Qué comían los vikingos?

Los vikingos son conocidos por sus saqueos y comercio, pero… ¿qué comían los vikingos?. Los vikingos, como buenos pescadores y granjeros que eran, se alimentaban principalmente de pescados (arenque, trucha, bacalao o salmón), lácteos (mantequilla, leche o queso), carne y cereales (cebada y centeno) que les permitían comer gachas, pan y cerveza.

¿Qué comían los vikingos?

Temas clave sobre qué comían los vikingos

  • Diversificación de Actividades Económicas: Los vikingos eran agricultores, pescadores, artesanos y marinos. Cultivaban cereales, criaban ganado, pescaban en mares y ríos, y construían barcos para comercio y exploración.
  • Variedad en la Dieta: Los vikingos consumían carne de granja y caza, productos lácteos, cereales, frutas, verduras, setas y hongos. Utilizaban hierbas locales para sazonar y complementaban su dieta con hidromiel.
  • Métodos de Conservación de Alimentos: Los vikingos conservaban alimentos secándolos, ahumándolos y salándolos. Utilizaban la fermentación para productos lácteos y almacenaban alimentos en bodegas subterráneas, aprovechando las bajas temperaturas invernales.

¿A qué se dedicaban los vikingos?

Para entender qué comían los vikingos debemos comprender primero dónde vivíanlos guerreos nórdicos y a qué se dedicaban para ganarse la vida. Además del comercio y sus expediciones de conquista y saqueo, los vikingos también eran:

  • Agricultores: La agricultura era una actividad fundamental para los vikingos. Cultivaban una variedad de cultivos, incluidos cereales como cebada, centeno y avena, así como vegetales como nabos, cebollas y legumbres. También criaban ganado, como vacas, ovejas, cabras y cerdos.
  • Pescadores: Dada la ubicación geográfica de los territorios vikingos cerca de mares y ríos, la pesca era una actividad importante para su sustento. Los vikingos pescaban una variedad de peces, incluidos el bacalao, el arenque y la trucha, entre otros.
  • Artesanos: Los vikingos tenían habilidades artesanales avanzadas y producían una variedad de artículos, como herramientas de metal, armas, joyas, tejidos, cerámica y barcos.
  • Marinos: Los vikingos eran navegantes expertos y se dedicaban a la construcción y navegación de sus característicos barcos largos. Estos barcos les permitieron realizar incursiones marítimas, exploración y comercio en diferentes partes de Europa.

¿Qué comían los vikingos?

Es importante tener en cuenta, que al igual que ocurre hoy en día, no come el rico igual que el pobre. La dieta dependía mucho de la renta de la persona y su acceso a redes de comercio e intercambio. La alimentación podía variar mucho en función de dónde viviera la persona y sus cercanía a asentamientos con mercado.

Carnes

La carne, ya fuera de caza o de granja, era una parte importante de la alimentación.

Carnes de granja

Los vikingos criaban una variedad de animales en sus granjas para satisfacer sus necesidades alimentarias y otras necesidades.

  • Ganado: El ganado era una parte importante de la economía agrícola vikinga. Criaban vacas para obtener leche, carne y cuero. La leche se consumía directamente o se utilizaba para hacer productos lácteos como queso y mantequilla. También criaban bueyes para trabajar en el campo y toros para la reproducción.
  • Ovejas: Las ovejas eran otro animal común en las granjas vikingas. Se criaban por su lana, carne y leche. La lana de oveja era una materia prima importante para la confección de ropa y textiles.
  • Cabras: Las cabras proporcionaban leche, carne y pelo a los vikingos. La leche de cabra se consumía fresca o se transformaba en productos lácteos.
  • Cerdos: Los cerdos eran criados por los vikingos por su carne y cuero. La carne de cerdo era una fuente importante de proteínas en la dieta vikinga, y se consumía fresca o se salaba para su conservación.
  • Aves de corral: Los vikingos criaban aves de corral como pollos, patos y ocas. Estos animales proporcionaban carne y huevos a la dieta vikinga.

Estos animales domésticos eran esenciales para la subsistencia de los vikingos, proporcionando alimentos, materiales para la confección de ropa y otros productos útiles en la vida diaria. La cría de animales también era una parte importante de la economía agrícola vikinga y contribuía al comercio interno y externo.

Carnes de caza

Los vikingos practicaban la caza como una actividad complementaria a la agricultura y la pesca para obtener alimentos y otros recursos de la naturaleza. Las especies que cazaban variaban según la región en la que vivían y las condiciones locales, pero algunas de las especies comunes cazadas por los vikingos incluían:

  • Ciervos: Los ciervos eran una presa popular para los vikingos, ya que proporcionaban carne, cuero y astas. La caza de ciervos era especialmente común en las áreas boscosas y montañosas.
  • Jabalíes: Los jabalíes también eran cazados por los vikingos por su carne y cuero. Estos animales solían encontrarse en bosques y zonas boscosas.
  • Conejos y liebres: Los vikingos cazaban conejos y liebres como una fuente adicional de carne, especialmente en áreas más abiertas y con vegetación más baja.
  • Aves de caza: Los vikingos también cazaban aves como patos, gansos, perdices y faisanes. Estas aves proporcionaban carne adicional y plumas que podían ser utilizadas para la confección de flechas y decoración.

Pescados y mariscos

Los vikingos vivían en regiones cercanas al mar y a los ríos, lo que les proporcionaba acceso a una amplia variedad de pescados y mariscos frescos. Estos recursos marinos eran una parte esencial de la dieta vikinga y proporcionaban una valiosa fuente de proteínas y otros nutrientes.

  • Bacalao: El bacalao era una especie de pescado muy consumida por los vikingos. Era abundante en las aguas frías del Atlántico Norte y el Mar del Norte, y su carne salada y seca era una importante fuente de proteínas durante los meses de invierno, cuando la pesca era más difícil.
  • Arenque: El arenque era otro pescado comúnmente consumido por los vikingos. Esta especie de pescado era relativamente fácil de capturar en grandes cantidades, lo que lo convertía en una fuente económica y confiable de alimento.
  • Trucha y salmón: Los vikingos también pescaban truchas y salmones en los ríos y arroyos de la región. Estos pescados de agua dulce proporcionaban una alternativa a los pescados de mar y eran apreciados por su sabor y valor nutricional.
  • Almejas y mejillones: Los moluscos, como almejas y mejillones eran recolectados en las costas y en las aguas poco profundas de los fiordos y estuarios. Estos mariscos eran una fuente rica en proteínas y minerales, y proporcionaban variedad a la dieta vikinga.

Los vikingos utilizaban una variedad de métodos de pesca para capturar estos pescados y mariscos, incluyendo redes, anzuelos, trampas y lanzas.

Cereales

El clima en las regiones habitadas por los vikingos, como Escandinavia, estaba marcado por inviernos largos y fríos, así como por veranos más cortos y moderadamente cálidos. Este clima templado frío era adecuado para ciertos cultivos, pero también imponía desafíos para la agricultura. En cuanto al cultivo de cereales, los vikingos se enfrentaban a ciertas limitaciones debido al clima. Sin embargo, pudieron cultivar una variedad de granos resistentes que se adaptaban a las condiciones locales. Algunos de los cereales cultivados por los vikingos incluían:

  • Cebada: La cebada era uno de los cultivos principales de los vikingos. Era resistente al clima frío y podía crecer en suelos relativamente pobres. La cebada se utilizaba para hacer pan, cerveza y otros alimentos. Debemos tener en cuenta que el 70% de los restos de cereal hallados en asentamientos vikingos son de cebada.
  • Centeno: El centeno era otro cereal importante para los vikingos. Al igual que la cebada, el centeno era tolerante al frío y podía crecer en suelos menos fértiles. Se utilizaba para hacer pan de centeno, gachas y otros alimentos.
  • Avena: La avena también era cultivada por los vikingos y se utilizaba principalmente como alimento para el ganado. Sin embargo, también se podía utilizar para hacer gachas y otros alimentos para consumo humano.

El corto período de crecimiento durante los veranos vikingos limitaba el tipo de cultivos que podían ser cultivados con éxito. Además, las condiciones climáticas variables y a veces extremas, como las heladas tardías o las sequías, podían afectar la producción de cultivos y, en consecuencia, la seguridad alimentaria de las comunidades vikingas.

Sistemas de rotación de cultivos

Para compensar estas limitaciones, los vikingos desarrollaron técnicas agrícolas adaptadas al clima local, como el uso de sistemas de rotación de cultivos, la selección de variedades resistentes y la construcción de sistemas de drenaje para aprovechar al máximo las tierras agrícolas disponibles. A pesar de los desafíos, la agricultura seguía siendo una parte importante de la economía y la subsistencia de los vikingos, complementando otras actividades como la pesca, la caza y el comercio.

Lácteos

Los vikingos criaban ganado, incluyendo vacas, ovejas y cabras, y utilizaban estos animales tanto para obtener carne como para producir una variedad de productos lácteos. La leche era una fuente importante de nutrición para los vikingos y se consumía fresca o se utilizaba para producir otros productos lácteos.

  • Leche fresca: La leche fresca de vaca, oveja o cabra se consumía directamente como bebida o se utilizaba en la preparación de alimentos como gachas, sopas y salsas.
  • Queso: Los vikingos producían una variedad de quesos a partir de la leche, utilizando diferentes métodos de fabricación y maduración. El queso era una forma conveniente de conservar la leche y proporcionaba una fuente concentrada de proteínas y grasas en la dieta vikinga.
  • Mantequilla: La mantequilla se elaboraba batiendo la crema de leche obtenida de vacas u otros animales. Era un alimento básico en la dieta vikinga y se consumía untada en pan o como ingrediente en la cocina.

Frutas, verduras

Aunque los vikingos vivían en regiones con un clima frío y variable, aún así consumían frutas y verduras que estaban disponibles según la estación y la región.

  • Manzanas: Las manzanas eran una fruta comúnmente consumida por los vikingos. Podían ser recolectadas de árboles silvestres o cultivadas en huertos.
  • Bayas: Las bayas silvestres, como los arándanos, frambuesas y moras, eran recolectadas en los bosques y áreas silvestres y proporcionaban una fuente de vitaminas y antioxidantes.
  • Nabos: Los nabos eran una fuente importante de carbohidratos para los vikingos y se cultivaban como cultivo de raíz.
  • Cebollas: Las cebollas eran utilizadas como condimento en muchos platos y también proporcionaban nutrientes esenciales.
  • Repollo: El repollo era un vegetal resistente que podía ser almacenado durante largos períodos de tiempo y proporcionaba una fuente de fibra y otros nutrientes.
  • Zanahorias: Las zanahorias eran otra verdura cultivada por los vikingos y proporcionaban una fuente de carotenoides y otras vitaminas y minerales.

Setas y hongos

Los vikingos también consumían setas y hongos como parte de su dieta, especialmente durante ciertas estaciones del año cuando estos alimentos estaban disponibles en la naturaleza. Las setas y los hongos proporcionaban una fuente adicional de nutrientes y sabor a la dieta vikinga.

Especias y condimentos

Los vikingos tenían acceso a una variedad limitada de especias en comparación con algunas otras culturas de la época, principalmente debido a su ubicación geográfica y a las limitaciones en el comercio. Sin embargo, aún así utilizaban algunas especias y hierbas para sazonar sus alimentos y mejorar su sabor.

  • Sal: Aunque técnicamente no es una especia, la sal era uno de los condimentos más importantes para los vikingos. Se utilizaba para sazonar y conservar alimentos como carne, pescado y vegetales.
  • Eneldo: El eneldo era una hierba aromática que los vikingos usaban para sazonar pescados y otros platos.
  • Perejil: Se han encontrado semillas de perejil en varios asentamientos vikingos.
  • Vinagre de malta.

Es importante tener en cuenta que la disponibilidad de especias y hierbas para los vikingos variaba según la región y las rutas comerciales disponibles en ese momento. Además, los vikingos también utilizarían hierbas y plantas locales para sazonar sus alimentos, como el eneldo, el cilantro, el hinojo y la menta. Aunque quizás no tenían acceso a la amplia variedad de especias que disfrutamos hoy en día, aún así encontraban formas de dar sabor a sus comidas utilizando lo que tenían a su disposición.

Miel

La miel era un producto apreciado y consumido por los vikingos como parte de su dieta. Los vikingos practicaban la apicultura y recolectaban miel de las colmenas, tanto silvestres como domesticadas. La miel era utilizada como edulcorante natural en la cocina vikinga y también se consumía directamente. Además de su uso como alimento, la miel también tenía aplicaciones medicinales y se utilizaba para tratar diversas dolencias y heridas.

La recolección de miel silvestre era una práctica común entre los vikingos, quienes buscaban colmenas en la naturaleza, especialmente en huecos de árboles y otras cavidades. También criaban abejas en colmenas artificiales hechas de troncos tallados o de otros materiales naturales.La miel no solo proporcionaba un sabor dulce a la dieta vikinga, sino que también era un recurso valioso en la economía y el comercio. Los vikingos intercambiaban miel y otros productos apícolas como la cera de abejas con otras comunidades como parte del comercio a larga distancia.

Hidromiel

La hidromiel es una bebida alcohólica fermentada que tiene sus raíces en la antigüedad y que era consumida por los vikingos y otras culturas en Europa y otras partes del mundo. Se elabora a partir de una mezcla de miel y agua que se fermenta con levadura, dando como resultado una bebida alcohólica de sabor dulce y contenido alcohólico variable, similar al vino o la cerveza.

Para hacer hidromiel, se mezcla miel y agua en proporciones específicas y se añade levadura para iniciar el proceso de fermentación. Dependiendo de la receta y la técnica utilizada, se pueden agregar otros ingredientes como hierbas, especias o frutas para dar sabor adicional a la hidromiel. Los vikingos eran conocidos por consumir hidromiel, y la bebida era parte de las celebraciones, banquetes y rituales religiosos de la época. La hidromiel se consideraba una bebida valiosa y se asociaba con la hospitalidad y la generosidad en la cultura vikinga.

La hidromiel se ha mantenido popular en algunas partes del mundo hasta el día de hoy, y ha experimentado un renacimiento en la última década con el resurgimiento del interés en las bebidas alcohólicas artesanales y tradicionales. Hoy en día, la hidromiel se elabora en una variedad de estilos y sabores, y se puede encontrar en bares, cervecerías y tiendas especializadas en todo el mundo.

Comídas típicas de los vikingos

En nuestro artículo sobre recetas tradicionales vikingas se presentan una serie de recetas vikingas, destacando platos típicos como el Plankefisk y el Flatbrød, que reflejan la autenticidad y simplicidad de la cocina escandinava de la época.

  • Plankefisk: Un plato donde se cocina trucha fresca en tablas de madera sobre fuego abierto, condimentado con chalotas, tomillo, eneldo y limón. Se sujeta el pescado a las tablas con clavos de madera y se cocina en posición vertical junto al fuego.
  • Flatbrød: Un pan plano noruego, hecho con una mezcla de harinas integrales y de uso común, suero de leche y aceite de girasol. La masa se amasa, se aplana en círculos y se hornea hasta obtener un pan dorado y crujiente.

Además, se menciona el Lutefisk, un plato escandinavo tradicional hecho de bacalao seco tratado con sosa y luego cocido, y el Rugbrød, un pan de centeno con cebada ahumada. Estas recetas destacan el uso de ingredientes frescos y naturales, métodos de cocción tradicionales, y un enfoque en la simplicidad y sustentabilidad de la dieta vikinga.

¿Cómo conservaban la comida los vikingos?

Los vikingos empleaban diversas técnicas para conservar los alimentos y asegurarse de tener provisiones durante los inviernos largos y fríos, así como para períodos de escasez. Algunas de las técnicas de conservación de alimentos utilizadas por los vikingos incluían:

Secado

Los vikingos secaban alimentos como pescado, carne y frutas al sol o al calor del fuego. El proceso de secado implicaba eliminar la humedad de los alimentos, lo que ayudaba a prevenir la descomposición y a prolongar su vida útil.

Ahumado

El ahumado era otra técnica comúnmente utilizada por los vikingos para conservar la carne y el pescado. Colgaban las piezas de carne o pescado sobre el fuego, exponiéndolas al humo generado por la combustión de madera. El humo actúa como un conservante natural y ayuda a proteger los alimentos de la descomposición.

Salazón

El salazón era una técnica importante para conservar alimentos perecederos como el pescado. Los vikingos cubrían los alimentos con sal, lo que ayudaba a extraer la humedad y a inhibir el crecimiento de bacterias. El pescado salado era especialmente popular y se almacenaba en barriles de salmuera.

Fermentación

La fermentación era otra forma de conservación de alimentos utilizada por los vikingos. Por ejemplo, la leche se fermentaba para producir productos lácteos como el suero de leche y el queso, que tenían una vida útil más larga que la leche fresca.

Almacenamiento en frío

Durante los meses de invierno, los vikingos aprovechaban las bajas temperaturas para almacenar alimentos perecederos como carne y lácteos al aire libre, protegidos de los depredadores y de la intemperie. También excavaban hoyos en el suelo y los revestían con madera o piedra para crear bodegas subterráneas donde podían almacenar alimentos frescos y raíces durante más tiempo.

Vídeos sobre técnicas de conservación de los alimentos

Secado

Ahumado

Resumiendo qué comían los vikingos

Los vikingos se basaban en una dieta variada adaptada a su entorno y estilo de vida. Consumían principalmente alimentos locales como pescado, carne (principalmente de ganado vacuno, cerdos, ovejas y cabras), productos lácteos (leche, queso y mantequilla), cereales (cebada, centeno y avena), frutas y verduras (manzanas, bayas, nabos, cebollas, repollo y zanahorias).

Además, complementaban su dieta con alimentos obtenidos a través de la caza y la recolección, como ciervos, jabalíes, conejos, liebres, aves de corral y setas. También consumían hidromiel, una bebida alcohólica fermentada a base de miel y agua, y posiblemente utilizaban algunas especias locales como sal, ajo y hierbas para sazonar sus comidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio